15 jun. 2012

¿DONDE ESTÁ LA OPOSICIÓN?

La situación de la Economía es desastrosa. 

En las portadas de los periódicos nos encontramos diariamente titulares informando que los índices macroeconómicos están en el peor momento de su historia.
La Bolsa está por los suelos, y sabemos que esto afecta muy negativamente a los pequeños ahorradores, ya que los grandes especuladores hacen su agosto.
El paro por las nubes, afecta radicalmente a los jóvenes, y no olvidemos que el parado-mayor de 26 años,  por si su desgracia fuera poca se queda sin cobertura sanitaria, ya que ni siquiera tiene la posibilidad de incluirse en la cartilla de sus padres.
La banca hundida, víctima de sus propios excesos especulativos, principalmente por el estallido de la llamada burbuja inmobiliaria, responsable también de los desahucios que arrojan a los más desfavorecidos a la absoluta miseria, sin techo y siguiendo pagando hipoteca.
El hundimiento de la banca no afecta a los responsables provocadores del mismo, quienes se retiran del escenario llevándose sustanciosas indemnizaciones, cuando en justicia su retirada debería ser en dirección al juzgado. 
A quien si afecta el hundimiento de la banca es al currito Juan Español, pues lo que Rajoy presentó como línea de crédito ventajosa no es más que un rescate puro y duro como se lo están recordando, con numerosas descalificaciones a su discurso engañoso, los líderes europeos. El rescate aumentará el déficit y mucho nos tememos que en consecuencia también lo harán tanto los recortes como los impuestos. (Ya se ha lanzado el globo sonda de un IVA del 20% o más y de aplicar el IVA máximo también a los productos que lo tenían moderado como la alimentación, restauración...etc)
La amnistía fiscal, es decir el perdón a quienes han defraudado a Hacienda se anunció sin el menor asomo de vergüenza, haciendo valer la frase de que somos un pueblo de charanga y pandereta (no dejes de pinchar este enlace).



La sanidad y la educación bajo mínimos.

Los recortes en estas partidas son el índice más claro de nuestra pérdida del estado del bienestar. No es admisible que nos quieran hacer creer que estábamos viviendo muy por encima de nuestras posibilidades, cuando quienes verdaderamente así vivían, y siguen viviendo, son los sectores de rentas altas.  Hoy mismo me he tragado las bilis al contemplar en TVE a Esperanza Aguirre afirmar que ella también se ha bajado su sueldo en un 3,3%. ¿Alguien piensa que esta patochada va a ocasionar a la señora presidenta alguna merma en su nivel de vida?
En cambio está muy claro que quienes de las clases bajas y medias ven aumentada su participación en los gastos en medicamentos, o en los de transporte sanitario, o en las tasas académicas, o en las facturas de guarderías y comedores escolares, la pérdida de becas, el vergonzoso y desmesurado aumento encarecimiento del transporte público, las rebajas salariales y pensiones y un larguísimo etcétera si perderán el nivel de vida y las conquistas sociales por las que tanto se ha luchado
No olvido a los inmigrantes sin papeles y sin cartilla sanitaria quienes pierden totalmente la seguridad sanitaria. 


Desprestigio de las instituciones.

No queda ninguna institución que goce de buena salud
Destaca la caída en picado del prestigio de la corona con el destape de los chanchullos de Urdangarín y su mujer la infanta Cristina, el jueguecito con armas del menor de edad el nieto mayor del rey, la escapada de éste con malas compañías de cacería por África descubierta gracias a un accidente
La justicia, ya muy tocada por la vergonzosa persecución al juez Garzón y sus miradas hacia otro lado en los casos de corrupción de la trama  Gürtel  y otros, se encuentra ahora con el descubrimiento de que el presidente del supremo es sospechoso de malversar fondos, con numerosos indicios en su contra. Y en este caso el ministro de justicia junto con el resto de parlamentarios de su partido impidiendo la investigación del caso.

Tirando balones fuera creando cortinas de humo.

Pues con este panorama los dirigentes del país se dedican a desempolvar el asunto de Gibraltar, a enemistarse con Uganda, a echar mano del valor patrio de las gestas deportivas, de llevar al parlamento la pretendida bajada del nivel de la libertad de expresión con el asunto de la pitada contra los símbolos impuestos en la final de copa.


¿Qué hace la Oposición?.

La principal fuerza de la misma, no hace nada, ni se la ve, o en todo caso realiza actuaciones muy tímidas.  Parece como si el PSOE esté aplicando la estrategia caracterizada por la consabida frase de "siéntate a la puerta de tu casa hasta que veas pasar el cadáver de tu enemigo". 
Se decía que los partidos de la izquierda debían ejercer de vanguardia del progresismo, estando a la cabeza de los movimientos sociales tirando de ellos sin separarse demasiado de los mismos para conseguir un seguimiento unido. 
En la actualidad es todo lo contrario, los políticos se encuentran muy cómodos, sobre todo aquellos que se han situado en puestos bien remunerados, que por supuesto son los dirigentes de los partidos y sus enchufados por amiguismo etc... 
Ante esta negada actitud de falta de iniciativas y liderazgo, los que han tomado la misión de estar a la cabeza de los movimientos sociales son grupos surgidos espontáneamente:
  • Como los de origen del 15M, que están denunciando todos los casos de corrupción, llevando ante los tribunales a los responsables como la reciente denuncia ante los juzgados contra los responsables actuales y pretéritos de Bankia. 
  • Como el grupo de médicos de familia que proyecta la desobediencia ante el mandato de no asistencia a los pacientes que carezcan de papeles. para lo que se harán objetores de conciencie basándose en el Juramento Hipocrático.
  • Colectivos de la sanidad y la enseñanza que están denunciando continuamente el alarmante deterioro de sus parcelas.
  • Como los mineros del carbón que están defendiendo su pan sin apoyos explícitos de los partidos.
  • Como las redes sociales de Internet que están plagadas de mensajes y debates de denuncia de la situación. 
Por todo lo expuesto creo que en todos los medios al alcance de quienes tengan la más ligera inquietud por parar este atentado contra el Estado del Bienestar, deben cuestionar, en principio al PSOE como fuerza mayoritaria de la oposición, para que salgan de su cómodo letargo y se pongan a trabajar para impedir los desmanes del actual gobierno, sin que les duela seguir el ejemplo de los movimientos sociales, y por supuesto depurando de entre sus filas los casos de corrupción y arribismo.