30 sept. 2008

Malthus


Sabemos que cargar sobre los más débiles el peso de solucionar la crisis, es la propuesta que los de siempre ponen sobre la mesa: bajada o congelación de salarios, abaratamiento de despidos, ayudas estatales a las empresas....

No es tan sabido que ya a finales del siglo XVIII Thomas Robert Malthus, editando su Ensayo sobre el principio de la población, daba fórmulas con los mismos principios, no sólo para eliminar las crisis sino para evitar su aparición.

Partiendo del principio de que sin presiones que lo impida, el aumento de producción lo hacía en progresión aritmética mientras que la población humana lo hacía según una progresión geométrica, con lo cual en menos de un siglo se llegaría a la miseria total.

Propuso dos métodos para eliminar el problema:

Método Preventivo. Disminuyendo los nacimientos. Su problema fue que al tratarse de un hombre muy religioso no concebía la utilización de métodos anticonceptivos, con lo que sus recomendaciones eran la abstinencia sexual, la soltería y en todo caso retrasar la edad de matrimonio.

Método Positivo. Habla de buscar el camino del equilibrio, mediante la muerte, con sus diferentes formas de alcanzarla como: Las epidemias, el hambre y las guerras.
"En vez de recomendarle limpieza a los pobres, hemos de aconsejarle lo contrario, haremos más estrechas las calles, meteremos más gente en las casas y trataremos de provocar la reaparición de alguna epidemia", así Malthus quería que los proletarios construyan sus viviendas en los terrenos pantanosos e insalubres. Y veía con malos ojos a otros individuos compasivos, que creen hacerle un gran beneficio a la humanidad estudiando la manera de extirpar para siempre ciertas enfermedades.
Conduce a la idea de que la miseria es una ley natural e inconmovible, contra la cual es inútil accionar, por el contrario, si no bastan los cataclismos de la naturaleza, el Estado debe "contribuir" poniendo su ingrediente de guerras, desentendiéndose de la sanidad popular y de cualquier norma de protección humana. De ahí, que se oponga a las llamadas "poor laws" (Leyes de Pobreza), estableciendo que los subsidios a los pobres no pueden impedir ni la pobreza, ni el hambre. "Si los alimentos no alcanzan para todos, un subsidio a los pobres, no puede aumentar su volumen, ya que lo único que puede traer consigo es el aumento de la cantidad de pobres, pero en ningún caso más riquezas”
( para más ampliación recomiendo visitar la página siguiente, de la que lo escrito hasta aquí es un resumen)
http://es.wikipedia.org/wiki/Ensayo_sobre_el_principio_de_la_poblaci%C3%B3n

Yo me pregunto, ¿En la actualidad se están llevando acabo, en algún lugar del mundo estas prácticas?
Yo me contesto que si.
Método Preventivo (Control de la natalidad). Sin los problemas de índole religioso, el control es eficaz en la mayor de las naciones desarrolladas, no así en lo que eufemísticamente llamamos tercer mundo, en donde los métodos anticonceptivos son vetados por las distintas religiones imperantes en cada lugar. Y por supuesto la abstinencia sexual no la respetan ni los comprometidos por medio de rigurosos votos.

Método Positivo. La miseria, el hambre, las epidemias, las guerras, no se dan en los países desarrollados en donde se necesita una población con ciertos recursos, ya que además de mano de obra ha de cumplir la función consumidora de los productos que se fabrican, así pues las calamidades se desplazan a los países sin desarrollar.

¡Malthus está vigente!

19 sept. 2008

Derecho a la vida

Hace unos días escuché un debate sobre la moralidad del suicidio asistido, el debate en realidad se limitaba a una exposición de opiniones entre el actor Pepe Sancho y el escritor Juan Manuel de Prada, este último con la postura negativa ante este trascendental asunto, apoyándose en la premisa de que todo acto dirigido a la consecución de la Eutanasia atenta contra el “inviolable derecho a la vida”.

En mi opinión, los que cacarean con la retahíla “derecho a la vida”, no saben discernir entre lo que es:
Derecho: Facultad de hacer o exigir todo aquello que la ley o la autoridad establece en nuestro favor (Décima acepción del diccionario de la RAE)
Deber: Aquello a que está obligado el hombre por los preceptos religiosos o por las leyes naturales o positivas. El deber del cristiano, del hombre, del ciudadano. (Primera acepción)

Lo que entendemos como derecho es un privilegio del que voluntariamente podemos gozar sin que nadie esté autorizado ni legitimado a privarnos de él, pero al que podemos renunciar, como hacían “piadosamente” algunos poderosos en la Edad Media cuando no hacían uso del derecho de pernada. De lo que no estamos autorizados es a faltar a los deberes, y por supuesto, que yo sepa no existe ley alguna que hable del deber u obligación a vivir. Por supuesto no hablo de leyes religiosas, las que solamente deben obligar a los fieles que las aceptan.

17 sept. 2008

Empieza el cole

Todos hemos visto por TV el inicio de la vida escolar de Leonor Borbón Ortiz, salvo alguna excepción, todas los cauces informativos han dado la noticia compitiendo en "baboseo", pero para mi quien se ha llevado el premio no ha sido una cadena de TV, como era de esperar, el premio se lo doy a RNE al decir la informadora que cubría la noticia:
"Leonor comerá el mismo menú que el resto de los niños del colegio", (dando a entender que no tendrá trato de favor)
Cualquier oyente recibiría la noticia con una sonrisa de simpatía, que quizás se le congelara al conocer que la mensualidad a pagar en el tal colegio, al que también asistió su padre Felipe, es de quinientos euros.
Para dejar más clara la frase de la informadora me he permitido completar su frase con algo de mi cosecha:
"Leonor comerá el mismo menú que el resto de los niños millonarios del colegio",

10 sept. 2008

Hipocresía

El PSOE está gestando una nueva ley sobre el aborto, y como era de esperar, la Iglesia no ha tardado en manifestarse en contra.

En una iglesia de Madrid, se ha encontrado un recién nacido abandonado dentro de un confesionario. Este hecho, muy común en siglos pasados, no merecería una atención especial si no fuera por la declaración del sacerdote titular de la parroquia en cuestión, en la que alababa la actitud de la madre del neo nato que había optado por la opción de tener al niño, abandonándolo en un sitio seguro, y no haberse decidido por el aborto.

La iglesia se opone, oficialmente, al uso de los anticonceptivos. En la época en la tuve que utilizarlos, más de una vez choqué con farmacéuticos y médicos integristas.

Me parece muy bien que haya personas e instituciones que defiendan la oposición al uso de anticonceptivos y estén en contra de la interrupción del embarazo, pero esto no me impide denunciar la HIPOCRESÍA. Para que se entienda lo que quiero decir os invito a pinchar el enlace siguiente.

http://www.terra.es/actualidad/articulo/html/act19044.htm